sábado, 25 de julio de 2015

LA CHICA ZOMBIE

Un buen día la pequeña Angela despertó del sueño más horrible que había tenido.

Un pequeño murciélago se la llevo a un lugar de oscuridad en el que se transformo en una pequeña zombi.



No quería ir al cole, pero no hubo remedio y fue, pero cubierta con una capucha para que no le vieran.

Cual es su sorpresa cuando al tropezar y caer la capucha, todas las niñas le dijeron: ¡¡¡quiero ser como tú, molas!!!

Colorín, colorado, este cuento.

Se ha acabado.

Sigue "Cuentos para Mateo" en Facebook

lunes, 20 de julio de 2015

EL TRA-AGUAS (microcuento)

EL TRA-AGUAS (Pequeñas Historias)

Puede ser que nunca os hayáis topado con este ser devorador de arena.

Pasa desapercibido porque come y come mientras a fuerza de pala intentamos hacer un gran agujero en la arena de la playa.

PAPAAAAA!!!!.- grito Mateo.- Has visto la boca que se come la arena?.

No, donde está?.- exclamo el papa de Mateo.

Aquí está, ves que cuando saco arena con la pala, por un lado u otro aparece una lengua que lentamente engulle parte de nuestra obra maestra.- explico Mateo.

Que divertido es dar de comer a este TRA-AGUAS!!!.- exclamo el papa de Mateo.

Si, si, el TRA-AGUAS, que nombre más chulo!!!.- reía Mateo.



Cuando nos fuimos de la playa  vimos como desaparecía entre las olas.

Recordar que si lo veis saludarlo de nuestra parte.

Colorín, colorado, este cuento....
se ha acabado.

Sigue "Cuentos para Mateo" en Facebook

jueves, 16 de julio de 2015

NIÑO FUEGO, NIÑA AGUA

¿Alguien conoce algún niño muy movido e inquieto?.

Había una vez un niño tan movido que solo con mirarlo se te cruzaban los ojos y se te erizaba el pelo.

Era el Niño Fuego, que un día despistado quemo la cola de un gato.



¡MIAUUUUUUUUUUU!.- maullaba el gato, yendo de un lado al otro con la cola de antorcha.

Pero siempre para arreglar los despistes del Niño Fuego estaba su mejor amiga, la Niña Agua.

Con un rápido movimiento de su mano disparo un fuerte chorro de agua sobre el espantado gato, apagando el fuego de su cola.

Peroooooooooooo ...

¡JAJAJAJAJA!.- reían los dos amigos, al ver al gato totalmente mojado.

¡Parece una ratita!.- exclamo el Niño Fuego.

¿Pero creéis que acabo todo aquí?.