miércoles, 4 de septiembre de 2013

EL SUBMARINO TIBURON AMARILLO DE MATEO


Un día de verano, Matías estaba navegando en un patín de agua en el  lago verde con su familia.

Mientras él jugaba a tirar por el tobogán el troll de juguete que le había dejado su amigo Mateo, Jana su hermana miraba como los peces comían las miguitas de pan que su mama Marcela tiraba al agua y mientras su papa Javier daba fuerte a los pedales para ir “a toda velocidad”.

De repente un fuerte golpe hizo moverse el patín de un lado al otro, saliendo despedido por el aire el troll de Mateo.

Matías grito.- “Papa, el troll de Mateo se ha caído al agua”.

Aunque Javier estiró los brazos todo lo que pudo no consiguió atraparlo. Matías lloraba porque su amigo se enfadaría cuando supiera que había perdido el troll.

Cuando llego a tierra lo primero que hizo Matías fue ir a ver a su amigo Mateo.

¡Lo siento Mateo he perdido tu troll!.-dijo entre sollozos Matías.-¡Se ha hundido en el lago verde!.

Mateo le dio un abrazo y le dijo.-¡No pasa nada, vamos a subirnos en mi Submarino Tiburón Amarillo e iremos a buscarlo!.