domingo, 9 de junio de 2013

¿QUIEN NO QUERRIA ESTAR EN UNA NUBE?


Nuevo día para realizar una nueva aventura.- pensó Mateo, así que invito a sus amigos Mario, Matias y Gonzalo a explorar el cielo azul, que estaba plagado de nubes de todo tipo.


En su avioneta se montaron los cuatro intrépidos exploradores, con Mateo al mando.

¡Vamos a por la primera gran nube!.- dijo Mateo.- ¡Es de algodón de azúcar y con el hambre que tenemos nos la comeremos entera!.

Los cuatro amigos empezaron a comer hasta hartarse.


¡Vamos a jugar para no quedarnos dormidos, pues hemos comido mucho algodón de azúcar!.- dijo Mario.

Así que Mateo grito.- ¡Agarraros, vamos a por esa nube de harina!.


Cuando llegaron a la nube comenzaron a tirarse la harina.

Mario se la tiraba a Matias, Matias se la tiraba a Gonzalo y Gonzalo a Mario.

¿Y a Mateo?

¡TODOS!

Acabaron blancos como si fueran fantasmas, por lo que decidieron que lo mejor sería lavarse un poquito, sino cuando llegaran a casa asustarían a sus papas y mamas.

Pero antes, se rieron asustándose unos a otros.

UUUUUUUHHHHHHHH!

Mateo cojio los mandos de la avioneta y voló rápido hasta una nube negra cercana.

Los cuatro se lavaron al pasar por debajo de la nube negra mientras caía el agua de lluvia.


Los cuatro amigos estaban agotados y Mateo entre bostezos les dijo a sus amigos.- ¡Estoy cansado voy a buscar una nube de algodón para que podamos secarnos al sol y dormir la siesta!

Y así lo hizo, en la primera nube de algodón aterrizo la avioneta y los cuatro pequeños durmieron su pequeña siesta, mientras el sol les dejaba sequitos.

Cuando se despertaron pusieron rumbo a sus casas, gritando bien fuerte:

¡NUBES, CLOUDS, NUBES, CLOUDS!
LO REPITIREMOS, BIEN.


Felicitaciones a esas dos blogeras María José y Berta, en su primer premio "Best Blog".

1 comentario:

  1. ¡¡Un millón de gracias!! :))) Nos ha encantado el cuento... y encima dedicado a nuestro blog ¡¡Realmente genial!!

    ResponderEliminar