domingo, 15 de diciembre de 2013

NO ESTES TRISTE, ARBOL DE NAVIDAD.

Ya es Navidad y en el colegio de Mateo lo celebran colocando un gran Belén con material reciclado y decorando un gran pino como árbol de Navidad.


El árbol de Navidad tenía todas las bolas de color blanco y desconsolado lloraba anhelando un manto multicolor.


El único niño que lo podía oír era Mateo.

Un día le pregunto.- ¿Arbolito que te ocurre?

Le contesto el árbol de Navidad gimiendo.- ¡Año tras año me colocan estas bolas de color blanco y mi gran deseo es tener bolas de colores!.

Mateo sonriendo le dijo.- ¡No te preocupes que esto lo soluciono yo con mis pinturas de colores!.

Comenzo a pintar y pintar las bolas a las que llegaba, incluso se puso de puntillas.

¡Rojo, Azul, Verde, Rojo, Amarillo, Rosa, Violeta,....!

miércoles, 4 de septiembre de 2013

EL SUBMARINO TIBURON AMARILLO DE MATEO


Un día de verano, Matías estaba navegando en un patín de agua en el  lago verde con su familia.

Mientras él jugaba a tirar por el tobogán el troll de juguete que le había dejado su amigo Mateo, Jana su hermana miraba como los peces comían las miguitas de pan que su mama Marcela tiraba al agua y mientras su papa Javier daba fuerte a los pedales para ir “a toda velocidad”.

De repente un fuerte golpe hizo moverse el patín de un lado al otro, saliendo despedido por el aire el troll de Mateo.

Matías grito.- “Papa, el troll de Mateo se ha caído al agua”.

Aunque Javier estiró los brazos todo lo que pudo no consiguió atraparlo. Matías lloraba porque su amigo se enfadaría cuando supiera que había perdido el troll.

Cuando llego a tierra lo primero que hizo Matías fue ir a ver a su amigo Mateo.

¡Lo siento Mateo he perdido tu troll!.-dijo entre sollozos Matías.-¡Se ha hundido en el lago verde!.

Mateo le dio un abrazo y le dijo.-¡No pasa nada, vamos a subirnos en mi Submarino Tiburón Amarillo e iremos a buscarlo!.


domingo, 9 de junio de 2013

¿QUIEN NO QUERRIA ESTAR EN UNA NUBE?


Nuevo día para realizar una nueva aventura.- pensó Mateo, así que invito a sus amigos Mario, Matias y Gonzalo a explorar el cielo azul, que estaba plagado de nubes de todo tipo.


En su avioneta se montaron los cuatro intrépidos exploradores, con Mateo al mando.

¡Vamos a por la primera gran nube!.- dijo Mateo.- ¡Es de algodón de azúcar y con el hambre que tenemos nos la comeremos entera!.

Los cuatro amigos empezaron a comer hasta hartarse.

domingo, 28 de abril de 2013

EL RETO DEL REY

Erase una vez, un Rey llamado Neptuno que lo único que hacia era llorar y llorar. El pobre rey había perdido el contacto con su más preciado reino, "el submarino".


Por ello, hizo llamar a las dos personas más valientes de su reino, al gran luchador de Sumo Toalpilar y al pequeño e ingenioso Mateo.


El Rey Neptuno les explico.

- ¡Soy un hombre triste al no poder visitar mi reino submarino, el cual esta repleto de maravillosas criaturas!,

- ¡Una malvada gárgola de enormes alas, orejas y dientes, no deja paso en la entrada a la cueva que lleva hasta él!,

- ¡Pero no es todo, pues un payaso chiflado llenó la cueva de tantos brazos que nadie es capaz de atravesarlo, pues quedas atrapado por ellos!.

viernes, 29 de marzo de 2013

INVASION EN EL COLE

Un día tranquilo en el Cole;

- María luchando por el pupitre con Mateo.

- Matias, Mario y Gonzalo metiendo el codo para subir por el mini-tobogán.

- Y Martina, Irene y Alejandra se ponían gomets en la cara para estar más guapas.

Todo se acabo al oír en el patio un gran estruendo. Al asomarse a las ventanas vieron que sobre el césped había aterrizado un gran platillo volante, con un periscopio.


Del platillo salieron cuatro marcianos, cada uno con dos antenas y tres piernas, que en un "Plis-Plas" se metieron dentro de la clase.

Los marcianos dijeron.- ¡Queremos todas vuestras pinturas y dibujos!.

Y todos gritaron.- ¡NOOOOOOO, son nuestros dibujos!.

viernes, 1 de marzo de 2013

MATEO Y LA BALLENA

Un día de verano, Mateo jugaba en la playa con su cubo, su pala y su rastrillo.


Estaba haciendo un gran montón de arena, cuando un gran tiburón con los ojos saltones se acerco a Mateo y le dijo:

- Hola, ¿Quieres venir conmigo a dar una vuelta por la Bahía? -

Mateo asintió.- ¡NO, que tienes unos dientes muy grandes!.

domingo, 10 de febrero de 2013

PLANETARIO DE HUESCA ¡¡ALUCINANTE!!

Hoy hemos pasado un día estupendo visitando en el Planetario de Huesca.

Mateo ha estado con la boca abierta sin moverse (¡¡INCREIBLE!!) viendo las proyecciones y explicaciones sobre las estrellas.


Por cierto, que sepa todo el mundo que los Aragoneses tenemos una estación espacial en Ganimedes (satélite de Jupiter), por una vez nuestros políticos hacen algo bien.

Y para el que no sepa donde esta Jupiter no os perdáis el cuento:





sábado, 9 de febrero de 2013

CARNAVAL, CARNAVAL.

Mateo, con su primo Pepe y su tío Raúl salen a pasear en Carnaval con todos sus amigos TERRORÍFICOS.

BUUUUUUUUUU!!!!!


Hoy no dan miedo, ni el fantasma, ni la calabaza, ni la calabera, ni la momia.

lunes, 4 de febrero de 2013

UNA VUELTA POR EL SISTEMA SOLAR

Érase una vez un astronauta llamado Mateo, que tenía un cohete rojo, con el que le gustaba darse una vuelta por el Sistema Solar para visitar y saludar a cada uno de los Planetas.

Un buen día despego de "La Tierra" hacia el "Sol", tocando el botón azul que hacía que su cohete fuera a la velocidad de luz.

CUENTOS PARA MATEO

Pronto llego al "Sol" y Mateo le pregunto dónde estaba su sombrero.

El "Sol" le respondió .- ¡Mi sombrero se quemó, pues últimamente estoy muy activo y luzco más fuerte que nunca!

Mateo sin dudarlo le ofreció un bombín que llevaba en el cohete y el "Sol" quedo encantado con el regalo.

Pulsando el botón azul,

¡Psssssssssssssssssssss...! 

pronto llego al siguiente Planeta, "Mercurio".


AMAZON: COMPRALO Y DANOS UN POCO DE LO QUE TE DAMOS A TI.


domingo, 13 de enero de 2013

EL TRINEO DE MATEO Y PEPE

Mateo y Pepe son dos primos que les gusta jugar juntos en la pradera de Biescas, pero siempre aparece "el comeculos" asustándolos y fastidiándoles los juegos.

Para que no les pille se esconden bajo la raíz de un gran pino. Bajo ella se aferran, hasta ver cuando esta despistado "el comeculos", para salir dando fuertes palmadas para espantarlo.


¡PLAS, PLAS, PLAS!

Como no había manera de jugar tranquilos pensaron:

- ¡Y si nos vamos a la nieve con el trineo, seguro que no nos encuentra "el comeculos"!.