jueves, 15 de noviembre de 2012

"VAYA TELA" DE ARAÑA

Erase una vez, una ciudad llamada Zaragoza, que un día se despertó invadida por un montón de moscas y mosquitos.

Los mosquitos picaban a todo el mundo y las moscas no hacían otra cosa que molestar, pues eran unas:

¡PESADAS!

El Señor Alcalde harto de tanta molestia hizo llamar a Mateo, que sabía que tenía muy buenas ideas.

CUENTOS PARA MATEO

En la audiencia, el Señor Alcalde moviendo nervioso su bastón de mando, pregunto a Mateo:

- ¡Mateo estamos desesperados!, ¿Como podemos acabar con las moscas y los mosquitos?

Mateo que había aprendido de su abuela Conchita como matar en Biescas a las moscas, le dijo al Señor Alcalde.

- Las mataremos con una pala y se les pega así;

¡Toma, Toma!

CUENTOS PARA MATEO

Le pareció tan buena idea al Señor Alcalde que repartió a todo el mundo una pala, pero fue un desastre porque enseguida las moscas y mosquitos aprendieron a esquivarla.

El Señor Alcalde llamó de nuevo a Mateo y triste le dijo:

- ¡Ha sido un desastre, las moscas y mosquitos han aprendido a esquivar las palas!, ¿Que podemos hacer?

Mateo le dijo:

- No hay problema, ahora cojo mi helicóptero y me voy a buscar a mi amiga la Araña, que vive en el Lago Verde.

Mateo encendió su helicóptero (tucu, tucu, tucu, ...) y volando, volando llego al Lago Verde.

CUENTOS PARA MATEO

- ¡Hola Araña, tenemos un problema muy gordo en Zaragoza! - dijo Mateo - ¡Hay un montón de moscas y mosquitos. ¿Podrías solucionarlo?.

- Por supuesto que lo solucionare, con el hambre que tengo me los comeré a todos - le respondió la Araña a Mateo.

Se montaron los dos en el helicóptero (tucu, tucu, tucu, ...) y volando, volando llegaron a Zaragoza.

En cuanto llegaron hizo una tela de araña GIGANTE entre las cuatro torres del Pilar.

CUENTOS PARA MATEO

Todas las moscas y mosquitos cayeron en la tela y la Araña se los comió a todos.


¡ÑAM, ÑAM, ÑAM, ÑAM, ÑAM!


Tan agradecido quedo el Señor Alcalde que concedió a Mateo y la Araña la gran medalla de chocolate de la ciudad.

Colorín, Colorado, este Cuento.

¡Se ha acabado!




No hay comentarios:

Publicar un comentario