martes, 6 de noviembre de 2012

EL BICHO (CUENTO INTERACTIVO)

NOTA PARA PAPAS Y MAMAS: Como este cuento se interactúa mucho con los peques es ideal para la hora de dormir que están acostados. Os indicaré al final del cuento como lo interpreto yo a Mateo, poniendo una numeración para cada pasaje (1, 2, 3 y 4). Espero lo disfrutéis tanto como nosotros.



Había un bosque en el que los animales se preguntaban que tipo de insecto, era su querido vecino “El bicho”.


Unos decían que era un escarabajo pelotero, otros que era un saltamontes y otros una hormiga.

Tal era el desconcierto, que un día se decidió reunir a todos los animales en el claro del bosque.

Hasta allí acudieron lobos, jabalíes, linces, cervatillos, ardillas, castores, orugas, ciempiés, todo tipo de pájaros y el búho que siendo el más viejo del lugar dirigió la asamblea.

En la asamblea decidieron realizar una serie de pruebas para saber la respuesta a la pregunta más oída en el bosque;

¿Que es este bicho?

El búho llamó al bicho, que rápidamente apareció en el claro del bosque, por que era muy obediente.

¡Hola bicho! – dijo el búho – te vamos a realizar varias pruebas para saber de una vez que insecto eres.


El búho dijo tapándose la nariz. - La primera prueba será para saber si eres un escarabajo pelotero, para lo cual deberás hacer una pelota con este montón de paja y estiércol.

El bicho cogió un poco de paja y un poco de estiércol amasandolo para hacer una pelota. (1)

Pero cuando termino parecía un cubo. Y todos exclamaron:

¡No es un escarabajo pelotero, la pelota tiene que ser redonda!


Prosiguió el búho - La segunda prueba será para saber si eres un saltamontes, para lo cual deberás saltar de árbol en árbol, sin que caiga ninguna hoja al suelo.

El bicho torpemente empezó a saltar de árbol en árbol, tirando todas las hojas a su paso (2). Y todos exclamaron:

¡Para bicho, nos vas ha dejar sin sombra!
¡No eres un saltamontes!


Bajo un montón de hojas, dijo el búho. - Tras este desastre la tercera y última prueba será recoger todas las hojas que tiraste y llevar a tu casa estas cinco judías que teníamos preparadas.

El bicho con una rapidez asombrosa apilo todas las hojas por tamaño y color (3).

Y llevó laboriosamente; La primera, la segunda, la tercera, la cuarta y la quinta judía hasta su casa (4).

Y todos aplaudiendo, gritaron:

¡EL BICHO ES UNA HORMIGA, es trabajador y ordenado!

Y para celebrarlo hicieron una fiesta en honor a su querido "Bicho, Sr. hormiga".


Colorín, colorado, este cuento.

¡Se acabo!


(1) Pellizcamos un poco el píe, andamos con dos dedos por la pierna y pellizcáis un poco el culete. Y por último andamos hasta la espalda, con la palma de la mano hacemos giros como si hiciéramos una pelota de plastilina.

(2) Damos saltitos con dos dedos por todo el cuerpo y de vez en cuando con la palma de la mano hacemos que caen hojas.

(3) Andamos rápido con dos dedos por todo el cuerpo y cuando pasamos por el culete damos unos golpecitos como si dejáramos las hojas.

(4) Pellizcamos un dedo del pie como si cogiéramos una judía y recorremos el cuerpo hasta su espalda. Lo repetimos cinco veces.



No hay comentarios:

Publicar un comentario